Edit

Exposición: Joseph Beuys

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

En este año se conmemora el centenario del nacimiento del artista alemán nacido en Krefeld, Joseph Beuys. Su obra, casi totalmente protagonizada por él mismo a través de acciones performáticas lo convirtieron en uno de los artistas más influyentes de la segunda mitad del siglo XX, a pesar de que murió en 1986 en Düsseldorf. Su concepto ampliado del arte y su capacidad de cuestionar lenguajes relacionados especialmente con lo escultórico es seguramente su gran aporte.

El joven Beuys perteneció a las juventudes hitlerianas. Fue piloto y se estrelló en Crimea en 1943 donde fue rescatado por una tribu tártara, quienes lo curaron de sus heridas usando fieltro y grasa animal, dos ingredientes que él usaría insistentemente en su obra creativa. En 1945 estuvo prisionero en Inglaterra y luego liberado. Al año siguiente estudia arte en la Academia de Düsseldorf, donde luego sería profesor, expulsado por apoyar a los estudiantes y readmitido. Hizo campaña en favor del medio ambiente y otras causas ecológicas, lo que lo llevó a postularse sin éxito para formar parte del parlamento alemán.

Seguramente el núcleo principal de la obra de Beuys lo ocupan sus acciones; éstas incorporaron conceptos especialmente particulares, también guiños lingüísticos y sonoros, pero el protagonismo del propio artista como oficiante fue definitiva para incorporar su gestualidad, su condición de emisor y el carisma que poseía.

Con estas prácticas redefinió el concepto del arte y determinó mucho del destino de la creación contemporánea en una línea de cuestionamiento radical cuyo gran antecedente fue Marcel Duchamp.

Presentamos en esta ocasión fotografías y filmaciones de algunas de sus acciones más conocidas y determinantes, entre ellas “Cómo explicar los cuadros a una liebre muerta” de 1965, “Me gusta América y América gusta de mí” que se presentó en la Galería de René Block de Nueva York en 1974. Así mismo “Iphigeníe/Titus Andronicos” y “Manresa” de 1966 entre otras, donde la imagen de Beuys emana su peculiar energía y está revestido de cierto halo.

Beuys hizo parte del Fluxus desde que en 1963 presentó su primera acción pública en un Festival en Düsseldorf. Pero contrario a los otros miembros del grupo, las acciones suyas fueron largas y prolongadas, incluso algunas durarían días. Él se preocupó después en presentar su trabajo en importantes escenarios del arte que legitimaron su propuesta nada convencional y que ayudó indudablemente a estremecer el concepto de artisticidad tanto de la obra como de su creador.

Miguel González —Curador

Recomendados
error: