Edit

Exposición itinerante Cartago

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

OMAR RAYO:  Antología Gráfica

CARICATURA  ●  DIBUJO  ●  GRABADO   ●  PINTURA

Para los 94 años del nacimiento de Omar Rayo y los 41 años del Museo Rayo, ofrecemos la retrospectiva Omar Rayo Obra en Papel. Presentamos un recorrido visual por la obra de los años 40 y sus últimas series de finales del siglo pasado. La exploración de las obras tempranas revela una predisposición para la geometría; aún Rayo dibujaba, pintaba y grababa sujetos figurativos. Esto se basaba en su capacidad de observar en la naturaleza y los seres que la habitan las geometrías interiores.

Rayo nunca fue un geométrico puro, sino que descubría en todo su estructura inmanente. En 1948, Omar Rayo ya se destacaba en Colombia como caricaturista. Creó un estilo original, el Maderismo, construyendo los rostros de sus personajes con tablas de madera dibujadas de una forma realista y creando una semblanza que asombraba por su veracidad e ingenio.

Después, a partir de 1954, desarrolló un estilo surrealista que él denominó Bejuquismo. Pero Rayo no resistió el impulso de geometrizar y entre los cuerpos sin rostro encontramos espacios ovalados, circulares, y rectangulares repetidos, que dan a los personajes una coherencia formal secretamente geométrica.

En Via Sur, nombre que él le dio a las obras elaboradas en un viaje por Sudamérica entre 1954 y 1958, encuentra el hilo conductor de su obra futura, figuras humanas, flora, fauna y paisajes cada vez más abstractos. En aquel momento Rayo se dio cuenta del sentido sagrado y transformativo de la geometría. Igualmente percibió la conexión entre lo antiguo y lo contemporáneo al tomar contacto con los artistas geométricos.

En México, 1959-60, donde se encontró con el Muralismo y sus practicantes, con la generación de La Ruptura, parte de la que optó por la abstracción y con las grandes civilizaciones precolombinas, se afirmó en la geometría. El aprendizaje del grabado y el descubrimiento de la técnica del intaglio hizo que se concentrara en la geometría del objeto. Sintetizaba las formas de Via Sur, abstrayendo los bodegones y paisajes e incursionando en la composición de pinturas de colores planos fuertes y primarios (Pintura sin sombra) que parecen abstractas pero que llevan títulos poéticos alusivos a momentos, sitios y cosas particulares.

En los años 90, Rayo volvió a retomar una serie de collages de formas geométricas recortadas y pegadas en papel de colores que había creado en un período que cronológicamente corresponde a los años 1961 a 1965; la serie de pintura sobre papel la denominó Eco-color, en su totalidad fue creada en la ciudad de Nueva York.

Otra de sus series, y esta como homenaje al color rojo, fechada del 90 al 93 el título Fósil del Fuego en palabras del Maestro “el rojo es más fuerte y sólido que el negro porque se apoya en él, fluye de él, se derrite en sombras frente a él. Sólo de noche el rojo cede al poder de la sin luz que lo devora…y sin embargo, los incendios hacen retroceder la noche. El rojo es fuerza, es fuego, pelea cuerpo a cuerpo con el blanco y el negro sin el dominio de ninguno. Sólo se transforman. Cuando el negro se acerca al rojo, lo vuelve marrón, cuando el azul se acerca al rojo lo vuelve violeta. Cuando el amarillo se acerca al rojo, cede su influencia y se hace parte de él. El negro hace desaparecer a todos los primarios menos al rojo.” (Omar Rayo)

Águeda Pizarro Rayo

Esta exposición está apoyada por Comfandi la Alcaldía Municipal de Cartago y El Museo Casa del Virrey.
Proyecto apoyado por el Ministerio de Cultura, programa nacional de concertación cultural, la Secretaría de Cultura del Valle del Cauca.

Recomendados
error: