EL MUSEO RAYO EXHIBIRÁ


 

OMAR RAYO - GEOMETRÍA INMANENTE (Pinturas)


Para los 90 años del nacimiento de Omar Rayo, ofrecemos la retrospectiva Geometría inmanente.   Hasta julio de 2018 presentamos obra de 1948 hasta 1978.  La exploración de las obras tempranas revela una predisposición para la geometría aún cuando Rayo dibujaba, pintaba y grababa sujetos figurativos.  Esto se basaba en su capacidad de observar en la naturaleza y los seres que la habitan las geometrías subyacentes.  Rayo nunca fue un geométrico puro, sino que descubría en todo, su estructura inmanente.  Por ello su obra es una visión de lo más allá y lo más adentro de lo material.

 

En 1948, Omar Rayo ya se destacaba en Colombia como caricaturista. Creó un estilo original, el Maderismo, construyendo los rostros de sus personajes con tablas de madera dibujadas de una forma realista y creando una semblanza que asombraba por su veracidad e ingenio.  Después, a partir de 1954, desarrolló un estilo surrealista que él denominó Bejuquismo.  Construía figuras humanas con elementos de la naturaleza, raíces y lianas sinuosas.  Pero Rayo no resistió el impulso de geometrizar y entre los cuerpos sin rostro encontramos espacios ovalados, circulares, y rectangulares repetidos, que dan a los personajes una coherencia formal secretamente geométrica.

 

En Via Sur, nombre que él le dio a las obras elaboradas en un viaje por Suramérica entre 1954 y 1958, encuentra el hilo conductor de su obra futura --figuras humanas, flora, fauna y paisajes cada vez más abstractos.  Gato precolombino es un diseño zoomorfo como los de las telas paracas--enigmático y radiante por ser gato y ser signo.  En aquel momento Rayo se dio cuenta del sentido sagrado y transformativo de la geometría.  Igualmente percibió la conexión entre lo antiguo y lo contemporáneo al tomar contacto con los artistas geométricos y sus escuelas en Uruguay, Chile y Argentina.

 

En México, 1959-60, donde se encontró con el Muralismo y sus practicantes, con la generación de La Ruptura, parte de la que optó por la abstracción, y con las grandes civilizaciones precolombinas, se afirmó en la geometría.  El aprendizaje del grabado y el descubrimiento de la técnica del intaglio hizo que se concentrara tanto en la geometría del objeto concreto como en lo concreto de las formas abstractas.  Sintetizaba las formas de Vía Sur, abstrayendo los bodegones y paisajes e incursionando en la composición de pinturas de colores planos fuertes y primarios (Pintura sin sombra) que parecen abstractas pero que llevan títulos poéticos alusivos a momentos, sitios y cosas particulares.

 

En Nueva York en los 60s produjo un gran número de pinturas y halló varias constantes de su estilo.  Representaba cintas dobladas donde el doblez se crea con el sombreado.  Se encontró con el arte Pop que reflejaba su exploración del objeto en el grabado, y con el Óptico en la yuxtaposición de colores vibrantes o el uso de franjas blancas y negras. Descubrió los shape canvases y transformó sus telas irregulares en seres voladores que llevaban nombres de ángeles o en tótems con nombres indígenas. A estas, les agregaba rodillos y otros objetos para intensificar la ilusión óptica de volumen y jugar con la percepción del espectador.


La pintura central de esta exposición, Ascensión (1970), prestada por el MAMBO, une varias tendencias.    Es un cuadro irregular que sugiere una cometa y que lleva una larga cola sin bastidor pintada de colores de la gama rojo a amarillo que termina enrollándose.  Rayo llamaba “poesía concreta” el juego conceptual de poner al lado de la obra una escalera real.  Presentaba esta y otras pinturas conceptuales en las bienales del momento paralelamente a otras que denominaba, Pintura Modular Transformable de las que mostramos un prototipo del 69, Tren tres.  Los 70 vieron otro cambio fundamental en la pintura de Omar Rayo que fueron los cuadros voluminosos como la serie Saratoy donde la tercera dimensión representada en trampantojo constituye el argumento principal. Crea la ilusión de tactilidad que no deja de ser geométrica y que sugiere objetos imposibles de otra dimensión. En Geometría inmanente se puede percibir el proceso creativo de un artista que penetró lo visible con su ojo de alquimista hasta llegar a la oculta geometría de lo imposible.

ÁGUEDA PIZARRO
Directora

XXXIII Encuentro de mujeres poetas

Encuentro mujeres poetas colombianas
Carta convocatoria, bases del concurso ediciones embalaje e información general del XXXIII Encuentro de mujeres poetas colombianas.

XLIII Concurso infantil de dibujo a color

Omar Rayo
El Museo Rayo de Dibujo y Grabado Latinoamericano y el Ministerio de Cultura, invitan a los niños y niñas de Roldanillo y de toda Colombia, a celebrar el tradicional CONCURSO INFANTIL DE DIBUJO A COLOR que se llevará a cabo el próximo 22 de Abril de 2017.