EL MUSEO RAYO EXHIBE


 

TOMÁS OCHOA - PINTURAS


Presentamos por primera vez de manera individual el pertinente trabajo del artista ecuatoriano Tomás Ochoa, nacido en Cuenca en 1969 y residente ahora en Medellín. Su propuesta contemporánea es una reflexión política que registra la naturaleza como un medio para conceptualizar y materializar a través de un ejercicio expandido de fotografía y pintura.


Ochoa estudió no solo en su ciudad natal sino en México y en España. Exhibe individualmente desde 1990, año en que también comienza a ser incluido en muestras colectivas. Él es un artista multimedial que no solo ha utilizado la pintura y la fotografía como referente, sino que ha hecho videos, instalaciones y recurrido a distintas sustancias ancestrales, así como a la pirotecnia para incrementar los alcances del significado y el significante en sus obras.


Esta exhibición hace parte de nuestros objetivos al presentar trabajos y artistas destacados del Arte Latinoamericano de distintos períodos. Ya tuvimos en nuestro programa de Obra Huésped la pintura de Tomás Ochoa,
la serie Libres de toda Mala Raza del 2013, también sometida al fuego, enseñando una imagen contemporánea de un adolescente amanerado capturado en las calles de Medellín. Dicho cuadro anunció la presente exposición.


Desde su serie del 2010 titulada Cineraria, el artista ha usado la pólvora para quemar la superficie de las telas. Este ejercicio encuentra su significado y un sentido al dotar el acto catártico de una potente consideración que evoca la destrucción, aunque las imágenes en sus lienzos perviven al incendio. Esta quema es una invitación a la reflexión formal y conceptual que se unen al potente espectro visual de los paisajes preliminares.


En esta ocasión presentamos obras de su última serie iniciada el año pasado y titulada Línea Negra. Son aparentemente paisajes idílicos de la geografía colombiana en lugares poco transitados que los convierten en clandestinos, inexplorados y casi vírgenes. El título de la serie proviene de un relato consignado en el libro Violentología de Stephen Ferry donde narra que en marzo del 2003 un grupo de indígenas de la comunidad Arhuaca recorrieron la base de la Sierra Nevada de Santa Marta trazando de manera real y simbólica los límites territoriales de sus ancestros. Ese lugar enunciado por los mamos arhuacos fue designado como Línea Negra.


Este no fue un ejercicio inútil, sino que efectivamente en algo logró preservar el equilibrio de las fuerzas naturales ante la amenaza de los grupos armados que tenían presencia en la zona. El rito ancestral como gesto de identidad y de apropiación.


En estos paraísos perdidos, donde la vegetación del trópico es generosa, los grupos armados llámense guerrilla, paramilitares o ejército se han repartido las zonas para hacer efectivas las retribuciones económicas y tener así un control conveniente. Al ampliar las fotografías capturadas y sustituir los pixeles por pólvora se genera una paradoja entre paisaje bucólico y fuego amenazador, entre violencia subyacente y paz anhelada. Diríamos a favor de los grupos protagonistas de la guerra que éstos, aún son proponérselo, han preservado los ecosistemas en muchas de estas regiones y han impedido que el turismo regular y el ecológico colisionen estos territorios. El final del conflicto haría de estos lugares sitios asequibles iniciándose así el principio de su fin. Ésta sería una de las perversiones de la paz.

MIGUEL GONZÁLEZ
Profesor, curador y crítico de arte.
Miembro de AICA.
Curador Museo Rayo

XXXIII Encuentro de mujeres poetas

Encuentro mujeres poetas colombianas
Carta convocatoria, bases del concurso ediciones embalaje e información general del XXXIII Encuentro de mujeres poetas colombianas.

XLIII Concurso infantil de dibujo a color

Omar Rayo
El Museo Rayo de Dibujo y Grabado Latinoamericano y el Ministerio de Cultura, invitan a los niños y niñas de Roldanillo y de toda Colombia, a celebrar el tradicional CONCURSO INFANTIL DE DIBUJO A COLOR que se llevará a cabo el próximo 22 de Abril de 2017.